Páginas vistas en total

jueves, 21 de noviembre de 2013

Lnguajs altrntivs

       Las nuevas tecnologías nos están facilitando cada vez más el acto comunicativo permitiéndonos que en cuestión de segundos podamos enviar y recibir mensajes de una parte a otra del mundo. Uno de los avances que nos ha facilitado la era tecnológica es el teléfono móvil. Usamos los móviles a casi todas horas y no siempre con la finalidad de utilizar la voz como canal de transmisión, sino el texto.

       Hace tan solo unos años atrás, enviar mensajes de texto era toda una “modernidad”, mientras que hoy empieza ya a quedarse un tanto obsoleto. Decimos esto porque todos sabemos que la herramienta o, mejor dicho, la aplicación que más utilizamos para comunicarnos es el famoso WhatsApp. Este canal de comunicación puede resultar una nueva forma de enriquecimiento del lenguaje, puesto que posee su propio código lingüístico. Lo que en principio nació como método para ahorrar dinero –cuanto menos te ocupaba el texto, menos dinero te costaba enviar el mensaje–, ahora se ha convertido en un método para ahorrar tiempo –la aplicación WhatsApp permite enviar cualquier cantidad de mensajes sin ningún tipo de coste.


       Así, tanto en los sms como en los whatsapp encontramos las abreviaturas, además de en estos últimos, los famosos smileys (emoticonos) con lo que podemos expresar muchísimas emociones, sentimientos, estados de ánimo... Por otra parte, a causa del uso tan extendido, han surgido algunos neologismos procedentes de vocablos ingleses como es el caso de los smileys o algunos verbos como whatsappear, acortamientos whats y más que muy probablemente irán surgiendo. A continuación, os exponemos algunos de los emoticonos, acortamientos y abreviaturas que encontramos: 






       Con el uso de esta aplicación, podemos observar el “libre albedrío” a la hora de escribir. Encontramos usos incorrectos de la lengua que pueden afectar a nuestro sistema ocular o visual, como es el caso de: *lla boll, *ace tanto tiempo, * ya beremos, * lla nos beremos.

       Observando estas imágenes, encontramos combinaciones de acortamientos y símbolos que se pueden utilizar como es el caso de la imagen de la izquierda con “d+” (demás), acortamientos de neologismos como “face” y algunas abreviaturas como “q”, “t”, “pq”, "mb”, “xra”, “vle”, “ns”. Además de esto, también podemos observar la clara transgresión de la ortografía característica de estos medios, como vemos en la imágenes: “stas?? Esq el mvl no me va mu bn” o “ya keda poko pa ke termine”, “ke te kuentas”, “bn esta jaja i ke tienes…”. La formación de estas abreviaturas se debe en la mayoría de los casos a la fonética y a la imagen mental que tenemos de la palabra; por eso, muchas veces se escribe, simplemente, como se escucha y también se eliminan las vocales mayoritariamente ya que son más fáciles de reponer que las consonantes.

       Además de todo esto, nos podemos fijar en la conversación en sí misma: por una parte, vemos un usuario con tendencia a hablar o conversar fluidamente y, por otra parte, contemplamos respuestas cortas que provocan que el discurso se cierre. Esto puede deberse a que, a veces, cuando no nos encontramos en la tesitura de hablar con alguien o no queremos prestarle mucha atención, hacemos un uso reiterado de abreviaturas, acortamientos, frases hechas u oraciones breves.

       Por tanto, vemos que, por un lado, los teléfonos móviles no son simples utensilios, puesto que con ellos observamos nuevas formas de expresión y el surgimiento de palabras nuevas que, en definitiva, constituyen un aumento de nuestro bagaje. Sin embargo, por otro lado, esta nueva forma de expresión puede contribuir a no poder o no saber separar los ámbitos en los que se puede escribir así y en las que se debe hacer normativamente.


¿Qué opinas? ¿Somos capaces de distinguir ámbitos de uso o, por el contrario, la normativa se está viendo seriamente dañada?

2 comentarios:

  1. Hola chicos, el blog me está encantando, me parecen todas las entradas muy interesantes, pero esta en concreto me gusta más, ya que se trata un tema que está muy al día y que perjudica a toda la sociedad.
    Creo que la normativa se está viendo seriamente dañada, ya que el uso de abreviaturas y emoticonos se está extendiendo y ya no solo los utilizamos para tener conversaciones por WhatsApp.
    Seguir trabajando en esto chicos!
    :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido muy interesante esta entrada ya que cada vez mas estamos dejando de lado la normativa y estamos dañando el lenguaje.Es cierto que antes tenia un fin ( ahorrar dinero) pero ahora como bien comentáis con WhatsApp tenemos la posibilidad de escribir bien, ya no solo por norma si no por cultura,también os animo a que en este sentido estudies como afecta el avance de la tecnología en si,por ejemplo, los correctores que están presentes en el móvil , en los procesadores de texto, incluso mientras escribo este comentario de opinión en la web. a vuestra pregunta respondo No! un no rotundo no somos capaces de distinguir, utilizamos esta abreviaturas en todos los ámbitos , incluso en el académico,
    Felicitaros por el blog y por hacer cada tema interesante.

    ResponderEliminar